¿Por qué regalamos chocolates el 14 de Febrero?

Actualizado: 5 jul


El inicio de esta celebración se sitúa en la antigua Roma

El festejo del 14 de febrero “Día de San Valentín” o “Día amor y la amistad” es una tradición que nos ha acompañado a lo largo de la historia. Existen diferentes formas de celebrarlo para compartir con nuestros seres queridos, una de las más populares es regalar chocolates. En esta ocasión conozcamos el origen de esta celebración y ¿Por qué regalamos chocolates?


El inicio de esta celebración de acuerdo con algunos historiadores se sitúa en la antigua Roma, en la celebración de las lupercales. Estas se celebraban ante diem XV Kalendas Martias, lo que equivalía al 15 de febrero. Los acólitos se reunían en una cueva sagrada y, siguiendo la tradición, el sacerdote sacrificaba una cabra y, a continuación, los niños salían a la calle para sacudir la piel de los animales a las mujeres para incentivar su fertilidad.


El origen de la historia del personaje de Valentín se sitúa en la Roma del siglo III, cuando el cristianismo comenzaba a extenderse. El emperador Claudio II el Gótico promulgó una ley, la cual prohibía casarse a los jóvenes para que pudieran alistarse en el ejército. Al no estar de acuerdo con dicha ley, un joven sacerdote llamado Valentín decidió desafiar la prohibición del emperador y empezó a celebrar matrimonios en secreto.

Tras ser descubierto, Valentín fue arrestado y confinado en una mazmorra, donde el oficial encargado de su custodia le retó a devolverle la vista a su hija Julia que había nacido ciega. El joven sacerdote aceptó el reto y en nombre de Dios devolvió la vista a la joven. A pesar del milagro, Valentín siguió preso, y el 14 de febrero del año 269 fue lapidado y decapitado. La leyenda cuenta que Valentín, enamorado de Julia, le envió una nota de despedida a en la que firmaba: "De tu Valentín", de ahí la expresión anglosajona con la que se firman las cartas de amor: "From your Valentine". Julia, agradecida, plantó un almendro que dio hermosas flores rosadas junto a la tumba de su amado, de ahí el simbolismo de este árbol para expresar el amor y la amistad duraderos.


¿Cómo llega el chocolate a la celebración?

Para los azteca el cacao era un regalo de los dioses

Una de las primeras culturas en asociar el amor con los chocolates fueron los mayas, quienes preparaban una bebida hecha con los granos de cacao, la cual era parte de los rituales en las bodas, los novios bebían de esta preparación durante la ceremonia.


Para los aztecas la planta de cacao tenía gran importancia, la utilizaban como moneda y tomaban la bebida como alimento nutritivo y estimulante, además de ligarlo a rituales religiosos. Se consideraba un regalo de Quetzalcóatl, alimento de los dioses, asociado a las clases más altas.

En 1590, José de Acosta contaba en “Historia natural y moral de la Indias” cómo el xocolátl se había convertido en uno de los productos favoritos de los españoles en las Indias, al añadirle azúcar y algunas especias.


En el siglo XIX la producción del chocolate se había abaratado notablemente. Ya era accesible a las clases medias y a la incipiente población obrera, igual que las tarjetas de San Valentín que estaban viviendo su momento cumbre.

En el Reino Unido la sociedad victoriana lo convirtió en arma de seducción. Publicaciones de la época muestran que como norma de etiqueta regalar chocolates a una mujer equivalía a toda una declaración de amor.


Richard Cadbury, lanzó en 1861 sus primeras Fancy Boxes, cajas de bombones y chocolates rellenos de mazapán y cremas con una llamativa decoración algo sobrecargada, muy del gusto de la época. Y gracias al enorme éxito, en 1868 creó una caja especial para San Valentín con forma de corazón. Tenía además doble utilidad, ya que el bonito embalaje serviría para que los enamorados guardaran dentro las cartas y tarjetas de sus pretendientes.


Los rivales directos de Cadbury no tardarían en copiar la idea y la estrategia de marketing se extendió rápidamente , triunfando pronto en Estados Unidos y, poco a poco, en toda Europa. Las campañas de publicidad, la cultura popular y, más tarde, el cine y la televisión, ayudaron a consolidar el chocolate como el regalo más tradicional de San Valentín.


¡Feliz Día de San Valentín! ❤️



51 visualizaciones0 comentarios