¡Huerto en casa!

¿Te ha pasado que vas al mercado y compras un manojo de perejil, cilantro y alguna otra hierba. Llegas a casa, la guardas en el refrigerador y cuando la quieres utilizar ¿ya está un poco marchita?


Ahora imagina el mismo manojo, ¡pero cultivado en tu hogar!





Tener un huerto en casa no requiere de un gran jardín, ni grandes extensiones de tierra, se pueden ubicar en la azotea, el balcón, en la ventana de tu cocina o en algún lugar donde de el sol; y puedes poner tus cultivos en botes, macetas, botellas de pet, etc. En estos recipientes puedes cultivar diversas hortalizas y plantas aromáticas.


Las hortalizas son vegetales comestibles cuyo cultivo se realiza en huertas. Se trata de plantas valoradas por sus cualidades nutricionales así como por su sabor y forman parte de nuestra dieta. El concepto de hortalizas incluye a las legumbres y las verduras. En casa puedes cultivar zanahoria, pimiento, chícharos y espinacas, estas hortalizas ocupan poco espacio y no necesitan de mucho cuidado.


Las plantas aromáticas son hierbas frescas que perfuman y decoran platos fríos y calientes. Para que aporten su sabor al máximo utiliza hierbas frescas inmediatamente después de haberlas recolectado. Generalmente, sólo se utilizan las hojas, aunque a veces también se incluyen los tallos.


Tener un huerto en casa es la oportunidad ideal para sensibilizar a la familia sobre la importancia y la ardua labor de los agricultores, además, permite ahorrar dinero al producir tus propios alimentos.


Otro punto a tomar en cuenta es que poco a poco nos vamos haciendo más responsables y conscientes de lo que comemos y de cómo tratamos a la naturaleza. Tal vez por esta razón es que los huertos urbanos han ganado espacio en los hogares.




Si aún no estas convencido, te comento que de acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) un huerto urbano fortalece la integración familiar.

56 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo